LA MISMA FUNCIÓN

street.jpg
Todos los derechos reservados.

La había arrinconado en un callejón del viejo Soho, entre la Oddity y el puerto de transfers. Hedía a alcohol y sudor rancio, y se notaba a la legua que andaba puesto de soñarina. Dea decidió no tenérselo en cuenta; se iba a llevar lo suyo de todos modos.

—No tienes absolutamente nada que hacer conmigo —dijo ella, abriendo un poco la gabardina con la esperanza de que viese la culata de su SilverStone; mostrando sus cartas—. Esfúmate. Leer el resto de esta entrada »

Anuncios