NO SE LO VA A CREER

feet-767045_1280

Puede parecer extraño, pero el hecho es que Martín, el de Doña Juana, el que se había casado con la hija de Prudencia de puro penalti (que me da a mí en la nariz que, además del bombo a lo Ferrero Rocher, lo que los llevó al arrejuntamiento, ¡de blanco, Madre del Amor Hermoso!, fue el dinero que la Reme tenía en la alcancía, que se dice que era un buen pellizco, todo sea dicho); el mismo Martín que coleccionaba bufandas de equipos de fútbol de primera división, aunque jamás de los jamases se le ha visto en lo de Tolito cuando lo de la Champions ni en la Copa del Rey ni pone dinero en la porra Leer el resto de esta entrada »